Un baño de realidad

GOLDEN STATE WARRIORS, 125 | LAKERS, 94

Golden State:Curry (10/4/6), Thompson (38/3/1), Iguodala (7/4/4), Lee (24/8/5), Bogut (2/8/4) –equipo inicial-; O’Neal (7/1/1), Green (7/7/2), Speights (7/8/3), Douglas (13/4/4), Bazemore (7/1/4), Kuzmic (3/0/0) y Nedovic (0/0/0).

Lakers: Blake (10/3/4), Meeks (14/3/0), Young (6/2/1), Wiliams (0/2/0), Pau Gasol (12/7/3) –equipo inicial-; Kaman (11/4/0), Johnson (11/3/3), Henry (14/4/1), Farmar (12/3/5), Hill (2/7/1), Sacre (2/1/0) y Harris (0/0/1).

Parciales: 26-16, 33-24, 37-23 y 29-31.

Oracle Arena de Oakland. 19.596 espectadores

Golden State contra Lakers. San Francisco contra Los Angeles. El glamour y la contracultura. Yuppies e intelectualoides. Northern Cali against Hermosa Beach.  Una ciudad descontrolada vs una ciudad fascinante. La cultura y la histeria. Dos modelos de país. Y sobre todo, hippies, muchos hippies.

Comentaba en mi anterior post que un equipo más solido que los Clippers habría mantenido el mismo ritmo hasta el final y los Lakers se habrían acabado despeñando. En LA no tardaron ni 24h en descubrirlo. Al primer back-to-back de la temporada, tocó batacazo descomunal.  Y es que si hablamos de ritmo, los Warriors tienen la mejor cadencia de toda la NBA. Su baloncesto fluye con facilidad, con velocidad, con energía. No es pesado, como el de los Lakers -ayer, un ladrillo-, ni sincopado, como el de Clippers -ahora juego, ahora no, según para dónde esté mirando CP3-. Tienen ritmo propio, y una melodía reconocible. Practican, sin duda, el baloncesto más atractivo de toda la NBA.

Y todo ello gracias a tres piezas clave: por un lado, uno de los backcourts más anotadores de la liga, el que forman Stephen Curry y Klay Thompson, y por otro, un power forward tirando a atípico – de mano, es blanco y juega  hacia adentro- que responden al nombre de David Lee.

Curry es un base anotador, con un tiro de tres entre escandaloso y acojonante, bastante buen penetrador y con algunas dificultades para leer el juego en ataque estático. Es esa estrechez de miras la que, por el momento – tiene sólo 25 años-, limita su rendimiento, ya que lo que suma con el tiro lo resta con una toma de decisiones, a veces, inadecuada. Las semifinales de Conferencia del año pasado son un buen ejemplo. Mientras estuvo fresco, anotó como un loco. A medida que la serie se prolongaba, y Danny Green y Kwahi Leonard (más grandes, más fuertes) lo desgastaban, siguió tirándose todo lo que pasaba por sus manos (mucho, era el base titular), pero su efectividad cayó en picado.

Sin embargo, a mi el que me tiene enamorao, el bueno de verdad, es el escolta que le acompaña, Klay Thompson (23 años, 2’01). Es hijo de Mychal Thompson, un center suplente que chupaba cámara en los años últimos años del Showtime -lo tengo yo en mi colección de Panini del 90- y ayer le envainó 38 puntos al equipo de su padre con una serie de 15 de 19. Se lo repito por si no quedó claro: se tiró 19 tiros y coló 15, incluyendo 5 triples. Ojo al quinto,  espectacular la rapidez con la que arma el brazo, como espectaculares son los espacios que le dejan los muchachos de morado en los triples anteriores. Se ve que el scouter no les había avisado de que el chaval era de gatillo fácil. Pero cuidao, es que de 19 tiros, se tira solo 7 triples, o sea, los otros 12 tiros -de los que anota 10- son penetraciones, suspensiones a 5 metros, one-on-one, uno-dos… el paquete completo. Éste sí que ve juego. No lo genera como si fuera un base, porque no es base, pero verlo desplazarse por la cancha, ocupar espacios, moverse dentro-fuera, es un clinic de lo que debe ser un Escolta. No solo un Dos que encañona desde fuera, sino un jugador completo con capacidad incluso para jugar de Tres. En el debe, y por decir algo, el año pasado dio muestras de desconcentración en ocasiones, que le llevan a cargarse demasiado rápido de faltas. Por lo demás, si los Lakers están buscando un sustituto para Kobe Bryant, no tienen ni siquiera que salirse de la soleada California. Con coger el Amtrak hasta San Francisco, les vale. Y acaba contrato en 2015. Yo lo dejo ahí.

La tercera pata de este equipo es David Lee (30 años, 2’06) jugador ya veterano, al que por alguna razón que se me escapa, los Knicks (¡ay, los Knicks!) dejaron ir. Rebotea, recibe y pasa, juega de espaldas y tiene un tiro de 5 metros infalible. Además, es zurdo, lo que le da un plus de clase (jeje).

Alrededor de todos ellos, un pivot excelente machacado por las lesiones (Bogut), un Tres recién llegado gran defensor y buen jugador de equipo (Iguodala), no una estrella como alguna vez nos quisieron vender; un juego interior de banquillo, digamos, contundente (Jermain O’Neal y Marreese Speights) y dos jugadores bastante prometedores: Harrison Barnes, Tres titular el año pasado y suplente éste por la llegada de Iggy y Festus Ezeli, al que solo por el nombre ya merece la pena seguir. Todo ello dirigido por Mark Jackson, un tipo tan amueblado que presenta unos números de casi 10 ptos y 8 asist en ¡17 años de carrera!. Sera Entrenador del Año más temprano que tarde.

Con respecto al año pasado, la baja más sensible es la de Jarret Jack, que permitía descansar -sobre todo mentalmente- a Curry, e incluso le daba la opción de jugar con ambos en pista y Thompson de Tres, por si había que meter más dinamita por fuera. Esa es, en mi opinión, su mayor flaqueza, en general el banquillo -la Segunda Unidad, que decía el inefable Nacho Calvo cuando nos torturaba comentando en los 90- reduce demasiado las prestaciones del equipo, lo que hace que Jackson mantenga mucho tiempo a los titulares exteriores en pista, fundiéndolos. Al final, tendrá que buscar un base suplente veterano que pueda ayudar a Curry a desarrollarse.

Por supuesto, como todos los equipos que juegan al ataque, alegres, son un equipo sospechoso. Bueeeeeno, cuando lleguen los playoff ya vereeeemos, los títulos se ganan en defensa, blablabla. No ganarán el anillo, más que nada porque no tienen manera de parar a los Heat y su smallball, y a campo abierto, nadie resiste a Miami, pero es posible que este año vuelvan a estar muy arriba en una Conferencia Oeste, que por una vez, parece inferior a la otra costa.

En cuanto a los Lakers, pues nada, no sonó la flauta -dos veces seguidas ya sería de traca-, los suplentes siguen siendo el mismo problema eterno en la rotación desde los tiempos del tío Phil, y más este año, que algunos de esos suplentes son titulares para D’Antoni. Mención especial, una vez más, para Jodie Meeks, y también para Nick Young, un jugador del que decían que se hacía sus propios tiros gracias a su gran técnica individual y que por el momento lo único que fabrica son unas castañas inenarrables. Se comienzan a ver problemas serios en la posición de Cuatro: el titular, un tipo que se llama Williams que no sé de dónde ha salido, se volvió a quedar en 10 minutos, lo que hace que Kaman y Gasol jueguen juntos demasiado tiempo y que el único Cuatro medio potable que tienen, Jordan Hill, se quede de suplente, más que nada para que la zona no sea una verbena en los tiempos de bisagra entre cuartos. Pau en la línea un tanto alicaída a la que nos tiene acostumbrados. Empezó de nuevo bastante bien, pero a medida que el equipo se diluía, él con ellos, nunca dio sensación de, por sí solo, cambiar el rumbo del partido, y acabo en el banquillo, mirando un poco avergonzado como a sus compañeros les caía el chaparron. Nash no jugó porque D’Antoni lo quiere reservar para mayores empresas. Mayores empresas, hoy en día, en lenguaje Laker, significa llegar a play-offs, no hay equipo para más. E incluyo en esta empresa  a un Kobe medio sano, con menos de eso, acabarán como el rosario de la aurora.

Estadísticas completas.

Anuncios

Un pensamiento en “Un baño de realidad

  1. Como he vuelto a tener problemas parar enviar mi comentario, por no recordar la contraseña, una de miles :))) Aprovecho esta entrada, para enviar este breve mensaje, haciéndolo todo bien a la primera, a ver si así, me avisa esto de las nuevas entradas!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s